La importancia de realizar preguntas en una entrevista de trabajo

La importancia de realizar preguntas en una entrevista de trabajo

Es importante recordar que cada entrevista es un proceso bidireccional.

Usted debe evaluar al empleador tanto como lo están evaluando a usted, porque ambos necesitan sentirse convencidos de que su selección para el puesto de trabajo sería un gran acierto.

Así que cuando el entrevistador pregunta, “¿Tiene alguna pregunta para mí?” Aproveche esta oportunidad. Es la mejor manera de confirmar si estaría feliz trabajando para este empleador y si sus metas están alineadas, además de mostrar interés en la compañía y el puesto de trabajo.

“El mismo proceso de hacer preguntas cambia completamente la dinámica de la entrevista y la percepción que el gerente de contratación tiene de usted”, dijo Teri Hockett, directora ejecutiva de What’s For Work. “Hacer preguntas también le da la oportunidad de descubrir detalles que tal vez no hubiese conocido de otra manera”.

Amy Hoover, presidente de Talent Zoo, dice que hay otra razón por la que siempre debe preparar preguntas: “Si usted no hace al menos dos preguntas, parecerá desinteresado, o peor, menos inteligente y comprometido de lo que el empleador gustaría.”

Por eso, usted debe tener por lo menos cuatro preguntas preparadas en caso de que algunas se respondan a través de la entrevista.

Pero no sólo haga preguntas para quedar bien, dice Hoover. Para beneficiarse de las preguntas, tendrá que pensar cuidadosamente en lo que quiere preguntar. Además, será mejor evitar ciertas preguntas.

“Sus preguntas pueden de hecho, mejorar o empeorar una entrevista”, dijo. “Si no está atento o si usted pregunta algo que ya ha sido abordado, esto puede perjudicarle mucho más de lo que puede ayudarle. Hacer preguntas inteligentes y atractivas es imprescindible”.

Por todo esto, no olvide de preparar bien la entrevista, pero no sólo las posibles preguntas que le realizarán, sino también aquellas que usted podría hacer para mejorar su imagen ante el entrevistador. Debajo le dejamos una infografía con algunos ejemplos.

  Cómo hacer un plan de negocio

Un plan de negocios es una herramienta esencial, no sólo para aumentar la inversión, sino también para aclarar tus metas y objetivos, y comunicarlos a tu equipo más amplio de empleados, socios comerciales y clientes. Hay cinco componentes esenciales de cómo hacer un plan de negocio para tu marca de moda:

Resumen ejecutivo: El resumen ejecutivo está al principio de tu plan de negocios, pero debe ser lo último que escribes. Esta parte de cómo hacer un plan de negocio encapsula todos los puntos clave, ideas y objetivos de tu negocio en un breve y conciso discurso.

Visión y objetivos: Esta sección ayudará a los inversionistas y a cualquier persona que lea tu plan de negocios, entienda qué necesidad particular del mercado vas a satisfacer y qué ofrecerás que es único y diferenciado.

Mercado y paisaje competitivo: Esta sección describe el mercado en el que planeas operar. ¿Qué tamaño tiene el mercado? ¿Qué tan rápido está creciendo y qué evidencia tiene que esta parte del mercado es una oportunidad viable? También es necesario identificar quiénes son los competidores en el mercado, si están creciendo y cuál es su posición en el mercado. ¿Qué vas a hacer que es diferente?

Plan de implementación: Esta es probablemente la sección más detallada de tu plan de negocios, identificando las acciones específicas que tu empresa tomará para ir después de la oportunidad de mercado que ha identificado. Idealmente, debería abarcar tres años de actividad, sobre una base estacional, y debe incluir todo, desde cómo se comunica como un negocio y el personal que va a contratar, hasta el espacio que necesitará y la experiencia externa que necesitará, en términos de Marketing, comunicaciones o relaciones públicas.

Finanzas: Tu plan financiero muestra cómo crecerá tu negocio en términos de ganancias e ingresos y qué financiamiento necesitará para lograrlo. Una declaración de ingresos utiliza proyecciones de cómo su negocio crecerá en la línea superior, a través de ventas y otros ingresos, y también proyectará los costos de la entrega de ese crecimiento. La declaración de flujos de efectivo muestra los picos y valles de su situación de efectivo sobre una base mensual e identifica qué financiación necesitará para financiar el crecimiento.

10 consejos para crear y administrar tu presupuesto mensual

Para la mayoría de la gente, tener un presupuesto mensual es una realidad de la vida. Sin embargo, ajustarse a él puede ser difícil; pero como como cualquier otra habilidad, se hace más fácil con la práctica regular y constante. Recuerda que el desarrollo de un presupuesto es importante, no importa la cantidad de dinero que ganes o cuánto dinero debas.
Aquí hay 10 consejos para crear y mantener un presupuesto mensual, y 2 consejos más para los que son muy organizados.

1. Establece metas.

Las metas financieras pueden ser cualquier cosa – salir de la deuda, comprar una casa, construir un fondo de emergencia – pero es más probable llegar a ellas si las defines. Todo el mundo quiere mejorar su situación financiera, pero no lo lograrás al menos que sepas exactamente lo que es “mejor” para ti personalmente.

2. Conoce tus ingresos.

Asegúrate que sabes cuánto  dinero entra tu hogar por semana, mes y año. Suena fácil, pero resultar complicado para los trabajadores temporales o autónomos. Si es tu caso, subestima tus ingresos en un pequeño porcentaje para dar un margen de seguridad. Suma el sueldo, trabajo a tiempo parcial y los rendimientos derivados de las inversiones y regalos. Saber lo que ganas es el primer paso para el establecimiento de metas y saber lo que puedes gastar.

3. Divide los gastos en categorías.

Haz un desglose de tu presupuesto en 3 categorías en función de tu ingreso mensual proyectado:

  • Gastos obligatorios – son los mismos cada mes e incluyen alquiler, hipoteca, pagos de préstamos , primas de seguros y los pagos del coche. Ahorra en tus gastos con los descuentos de MasCupon.
  • Gastos flexible – están basados en cómo eliges usar tu dinero y son distintos cada mes – incluyen las facturas de comida, electricidad, gas y ropa. Compra ropa con grandes descuentos.
  • Gastos opcionales – los gastos opcionales… – incluyen vacaciones, ropa innecesaria, restaurantes etc.

No hace falta decir (aunque lo voy a hacer igual) que si estás gastando más dinero de lo que ganas, es necesario eliminar elementos de la categoría opcional.

4. Establece una categoría para los ahorros.

Al crear y ejecutar tu presupuesto, asegúrate de incluir una categoría para los ahorros – por pequeño que sea – y protégelo. Después de todo, a menudo son los grandes gastos inesperados los que pueden hundir un presupuesto (ver el próximo consejo). Trata el ahorro como una obligación, y si tienes depósito directo, haz que una cantidad fija sea canalizada cada mes directamente a tu cuenta de ahorros.

5. Crea un fondo de emergencia.

Trata de que sea suficiente para mantener a tu familia durante seis meses en el caso de una catástrofe financiera. Incluso si no alcanzas esta meta, te alegraras de haber ahorrado un dinero cuando tengas una avería inesperada del coche o se tenga que remplazar el frigorífico. Recuerda que cualquier fondo de emergencia es mejor que nada.

6. Date una asignación.

De la misma manera que les das a tus hijos una asignación con la condición de que una vez que se ha gastado, se ha gastado, tú y tu pareja debéis hacer lo mismo. ¿Disfrutaste los últimos euros en el almuerzo del miércoles con amigos? Bueno, bocadillos de casa hasta la próxima semana.

7. Planea las comidas y compra de antemano.

La comida para llevar y los restaurantes son un gasto enorme. Evita quedarte sin comida en casa mediante la planificación de cada comida y compras semanales. Acuérdate de llevar una lista de compras cuando hagas la compra semanal  (“Dia 3 – Utiliza siempre una lista de compras y cumple con ella“).

8. Elimina o reduce los vicios.

Si eres fumador, ve esta página y calcula cuánto puedes ahorrar en un año o semana si dejas de fumar. La mayoría de personas podrían ahorrar por lo menos un par de miles de euros al año si dejasen el hábito. Siguiendo con el tema, el alcohol también es caro. Tomar alcohol con el menú todos los días resultara muy caro a largo plazo.

9. Involucra a toda la familia.

Los niños pueden ayudar a crear listas de compras y recortar cupones. Los adolescentes pueden ayudar en las tareas del hogar con el objetivo de “ganar ” su asignación para pagar sus propios gastos. Un presupuesto funciona mejor cuando todos están de acuerdo con él.

10. Date un capricho de vez en cuando.

Finalmente, la vida no debe ser toda frugalidad. Si no te permites un ocasional derroche, el resentimiento puede hacer que un día gastes a lo loco en un momento de debilidad. Para no volverse loco, está bien darse un capricho de vez en cuando.

Y para los muy organizados:

11. Guarda los recibos y revísalos todas las semanas.

Saber lo que gastas es la otra cara de saber lo que ganas. Reúne los recibos de tu bolsillo o bolso cada noche y guárdalos. A continuación, revisa el gasto semanal. Puede que te sorprenda lo que aprendes acerca de tus hábitos de gasto.

12. Haz una hoja de cálculo para tus compras habituales.

En esta hoja de cálculo, haz una lista de los artículos que compras con más frecuencia, junto con el precio más barato que has encontrado. Investiga donde puede obtener estos artículos al mejor precio Día 1 Donde encontrar cupones.

Para esas emergencias que surgen de vez en cuando, hay las empresas como Wonga o Vivus que pueden prestarte una pequeña cantidad por un periodo corto.

Bueno, eso es todo por hoy. Que disfrutéis de un buen fin de semana.

6 consejos para comprar online de manera segura

¡Yo no soy tonto! Como comenta el anuncio de MediaMarkt, hoy en día, los consumidores no somos tontos. Con el uso de internet casi ubicuo, la gente reúne cada vez más información sobre los productos y servicios que desean comprar a través de Internet. Tanto si es ver las últimas ofertas de Ono en su página web o consultar las opiniones sobre un hotel para las vacaciones en TripAdvisor, casi todos utilizamos el internet para comprar de manera más inteligente.

Aún habiendo dicho esto, la proporción de españoles que compran habitualmente por internet es relativamente baja comparada con otros países: un 44% de internautas españoles compraron online en todo 2013 comparado con el 62% de Americanos que compraron cada mes algo por internet en el mismo año.

Esta tendencia se ve en el fenómeno interesante: “ver online, comprar offline”. Básicamente nos informamos sobre un producto a través de internet para después comprarlo en nuestra tienda física más cercana. Esto es curioso porque generalmente los precios son bastante más baratos por internet, y una mayoría de tiendas online ofrecen devolución y gastos de envío gratis.

Así que ¿Por qué tan pocos españoles compran por internet?

 

Según encuestas en el mercado español, la principal razón dada por consumidores (69%) es que quieren ver el producto antes de comprarlo y tenerlo en el momento. Esto es seguido por un 67% que no quieren dar sus datos personales (tarjetas de créditos, dirección…) por internet. Un 58,4% no se fían del proceso de compra online y finalmente 51% desconfían de las formas de pago.

Resumiendo: la percepción es que la gente prefiere comprar offline porque le gusta probar/ver el producto y porque no confía en la venta online.

La realidad de la compra online

La percepción de que la compra online no es fiable es errónea, un estado del cual se está aprovechando un pequeño grupo de internautas españoles que hacen una mayoría de sus compras online y ahorran bastante dinero haciéndolo.

Estos compradores hacen lo opuesto al usuario típico del internet: ven offline, compran online.

Este modelo de compra es particularmente utilizado en el sector electrónico. Un comprador típico mira los productos en su Carrefour más cercano, prueba los productos en la tienda y a continuación busca los mejores precios en internet y los compra en Pixmania o MundoElectro. No solo resulta más barato, sino que además, el internet está lleno de valoraciones/críticas de productos y tiendas, por lo cual el internauta puede evaluar de manera más objetiva su compra – algo que es difícil en una tienda física cuando uno solo tiene la palabra del vendedor.

 

Si, todo muy interesante, pero ¿Por qué debo confiar en la venta online? ¡Es que no me fío!

En la actualidad el fraude en internet llega apenas a un 5% y esto tiende a ser al estilo de las falsas solicitudes de donativos y notificaciones de haber ganado un premio que pueden ser evitados teniendo cuidado y sentido común (recuerda que nadie da nada gratis, ¡salvo en ciertas tiendas online el envío y la devolución!).

Para la mayoría de la gente, lo que más cuesta son esas primeras compras por internet – ¿Estarán mis datos personales protegidos? ¿Me llegará el producto? ¿Estará dañado? ¿Tendré que devolver el producto?

Para esa gente y los que acaban de embarcar en la “aventura” de las compras online, propongo una guía básica para la compra online:

Consejos para comprar online:

Utiliza páginas y marcas conocidas

Más grande la tienda, más segura la compra. Todos conocemos Amazon pero para tiendas menos conocidas no olvides buscar las valoraciones de otros internautas.

Utiliza un tarjeta de crédito con protección de fraude para las compras

Aunque no es estrictamente necesario una tarjeta de crédito para compras online, tienen la ventaja de poder recurrir un cobro si te parece fraudulento (más difícil con una tarjeta de débito). Una mayoría de tarjetas de crédito tienen protección antifraude (ING Direct y Barclays por dar dos ejemplos), así que solo es cuestión de informarte en tu banco – o simplemente hacerte una tarjeta de crédito y utilizarla solo para compras online.

Cuidado a la hora de comprar

Nunca compres nada en línea con tarjeta de crédito desde un sitio que no tenga por lo menos encriptación SSL (Secure Sockets Layer). Sabrás si la pagina tiene SSL porque la dirección URL del sitio comenzará con HTTPS :// (en lugar de sólo HTTP ://). Aparecerá un icono de un candado cerrado, por lo general en la barra de estado en la parte inferior de tu navegador web, o justo al lado de la dirección URL en la barra de direcciones (como en la foto abajo de unas compras mías en Carrefour).

 

Acordaros, nunca deis a nadie vuestra tarjeta de crédito a través de correo electrónico.

Teniendo en cuenta estas medidas generales, ahora es hora de mirar la tienda:

Lee la política de la tienda

Una mayoría de tiendas online ofrecen devolución y envío gratis. Cuando lo hacen, normalmente lo promocionan – infórmate mirando su página web. Para los gastos de envío gratis, normalmente hay una cantidad mínima de pedido (ej. gastos de envío gratis con compra mínima de 30€)

Busca valoraciones de otros clientes de la tienda y el producto y compara precios

A la hora de comprar, la gran ventaja del internet es la información a tu disposición ej. si estas por reservar en un hotel, es cuestión de un minuto ver las opiniones de otros usuarios en páginas web como Google Maps y después buscar la mejores ofertas en paginas como Expedia o Logitravel.

 

Estar al tanto de las promociones especiales de las tiendas

Aparte de precios mejores que en las tiendas de tu barrio, muchas tiendas online tienen varias promociones especiales durante el año.

Finalmente diviértete y combina las actividades

Las compras deben ser divertidas y si a ti gusta la experiencia de probar el producto antes de comprarlo ¿por qué no probar el producto offline y después buscar el mejor precio por internet?

Esta estrategia funciona particularmente bien en los sectores de la ropa y electrónica y mientras no tendrás el producto de forma inmediata, tu cuenta bancaria te lo agradecerá.

Y para los que vais pronto de vacaciones este agosto, aquí 10 consejos para ahorrar cuando vas de vacaciones.

Bueno, ¿algún otro consejo para comprar por internet de manera segura? Comentadme, y los mas interesantes los incluiré en el próximo post sobre el tema (¡con reconocimientos claro!).