Cómo organizar tu carrera universitaria para no perderte nada

Vivir la universidad como estudiante es una experiencia única que debes aprovechar al máximo. Mi etapa como universitario fue increíble, no obstante, siempre he pensado que pude haberle sacado todavía mayor rédito. Por ello te animo a organizar tu carrera universitaria y a conocer todo aquello que puedes hacer si te planificas bien.

La vida en la facultad te proporcionará un nuevo margen de maniobra al que no habrás estado acostumbrado si hasta el momento estabas estudiando. Podrás disfrutar de la improvisación del momento, con nuevas amistades, nuevas experiencias y nuevas formas de sentir la vida. Sin embargo, y como se suele decir, la mejor improvisación es la que está preparada, así que toma nota de los puntos que considero más importantes después de mi experiencia.

Viaja y aprende idiomas

El tiempo es lo más valioso que tenemos porque lo tenemos limitado. Podemos producir más dinero, pero nunca podremos producir más tiempo. Así que piensa, ¿en qué momento de tu vida tendrás las vacaciones de verano que vas a tener durante tu etapa de estudiante?

Plantéate esta pregunta y piensa en todo el tiempo que puedes aprovechar. Organizar tu carrera universitaria teniendo en cuenta este objetivo te hará salir de la universidad mucho más preparado en comparación con tus compañeros de clase. ¿Has pensado en trabajar durante el verano en Inglaterra para mejorar tu inglés? Yo viví esta experiencia durante dos veranos y puedo asegurarte que nunca antes aprendí tanto inglés como durante esos meses de trabajo.

Otra de las opciones es realizar un intensivo a través de las becas que ofrece el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Afortunadamente también pude disfrutar de estas ayudas para estudiar inglés en Bristol durante tres semanas. Aunque ahora las condiciones han cambiado, no deja de ser otra alternativa de cara a aprender idiomas si tu bolsillo no te permite pagarte una inmersión lingüística o unos cursos intensivos en otro país.

Pero sin duda alguna, la mejor manera de aprender un idioma durante tu etapa universitaria es marcándote un Erasmus. Gracias al Erasmus en Lisboa que realicé pude aprender portugués, además de sentar unas mínimas bases en mi paupérrimo inglés de aquella época. Asegúrate de mantener un buen expediente académico y prepararte un mínimo nivel del idioma que vayas a usar para poder optar a la plaza…y también a la beca.

Por último, y una de las alternativas que a mi me quedó pendiente, fue el Erasmus Prácticas. Considera la posibilidad de dejarte algunos créditos sin realizar en un hipotético quinto curso. Mi empeño en sacarme curso por año me impidió aprovechar algunas de las ventajas que existen por el simple hecho de estar matriculado en una universidad.

Aprovecha los cursos, seminarios, talleres y actividades

Organizar tu carrera universitaria antes de estar ya sumergido en ella te ayudará a no repetir mi experiencia en este caso. No aprovecharme lo suficiente de estos cursos y demás actividades fue probablemente una de mis mayores torpezas.

Los cursos pueden darle un empujón a tu formación, a parte de ayudarte a conocer más gente con la que poder labrar buenas amistades y nutrirte también de sus conocimientos. Además, como te he explicado, gracias a estar matriculado en la universidad es muy probable que se reduzcan los precios considerablemente.

Aparte de darte algunos conocimientos extra, estos cursos quedarán magnificamente en tu curriculum vitae, dando a entender que aprovechaste al máximo tu etapa universitaria. Los cursos online son otra alternativa en caso de no poder cuadrar horarios.

Existen también varias becas que podrás aprovechar durante el verano o incluso durante el curso académico. Localiza los organismos públicos oficiales con más importancia y chequea sus programas formativos. En mi caso, el Centro de Investigaciones Sociológicas o el CSIC ofertaban algunos programas muy interesantes.

También es posible que la Universidad en la que estudies lance alguna beca de colaboración con el departamento del que forme parte tu carrera. ¡Rastrea siempre en busca de estas oportunidades!

Aprovecha para independizarte

Muchos de los que empezamos una carrera universitaria nos vemos obligados a movernos de nuestra ciudad de origen. En ocasiones, si la distancia desde tu ciudad hasta la universidad supera un límite de kilómetros y tu nivel de renta está dentro de unos determinados parámetros, el Ministerio de Educación puede becarte con dinero suficiente para alquilar una habitación cerca de tu centro de estudios. De este modo se corrigen los desequilibrios económicos de la sociedad.

Es una gran oportunidad para descubrirte a ti mismo fuera de la comodidad del hogar paterno. Tendrás que aprender a hacer las cosas tú sólo y esto te hará madurar y crecer más rápido.

Es importante que elijas un piso en el que te veas bien para vivir varios años de tu vida. Tenlo todo en cuenta, desde ruidos o compañeros de piso hasta el mobiliario. Tener un buen somier y un buen colchón que te acompañe todos esos años es un requisito indispensable. Yo pasé un año terrible para dormir por no atajar el problema desde el inicio.

Consejos extra para organizar tu carrera universitaria

  1. Únete a algún club deportivo: Si tienes clases por la tarde y por la mañana, es probable que participar en un equipo deportivo te permita rellenar algún hueco. De paso desconectas, te pones en forma y conoces gente de otras carreras. ¿Qué más se puede pedir?
  2. Aprovecha al máximo la biblioteca de la universidad y lee libros relacionados con tus estudios: Cuando lo hagas, verás como todo encaja mejor y no será necesario pasarse tantas horas estudiando para los exámenes.
  3. Busca voluntariados: Existen multitud de cursos de voluntariado, grupos de investigación, etc., que te ayudarán a crecer como persona y a mejorar tus habilidades sociales. ¡Aprovéchalos!
  4. Organizar tu carrera universitaria implica una planificación a largo plazo: Prepara una hoja de ruta hasta la obtención del título. Piensa en todo lo que te gustaría hacer y en qué debes conseguir primero para poder realizarlo. Recuerda que hay trenes que sólo pasan una vez en la vida.