Pasos claves para comenzar tu negocio de moda y tener éxito

Decidir si iniciar un negocio de la moda requiere mucho pensamiento inicial. Aquí están las cosas que necesita saber primero ya que hay cuatro pasos claves para comenzar tu negocio de moda y tener éxito en la cadena de valor:

  • Diseño y Desarrollo: Esto incluye el diseño de una colección, la creación de patrones, el desarrollo de muestras y la investigación de textiles y tejidos.
  • Producción y cadena de suministro: en las primeras etapas de tu negocio, probablemente serás capaz de hacer el bajo volumen de sus muestras y colecciones comerciales en casa. Más tarde, tendrás que encontrar socios de producción para ayudarte a producir las cantidades demandadas. La cadena de suministro, la logística, la entrega y el control de calidad son partes fundamentales del crecimiento de un negocio.
  • Marketing & RP: No podrás vender tu colección a menos que la gente sepa sobre ella. En la era digital tenemos herramientas como las redes sociales para ayudar a las personas a saber que tu marca existe, y la mayoría de estas herramientas son gratuitas.
  • Ventas y Distribución: El último paso es distribuir y vender tus productos. En las primeras etapas de tu negocio, las ventas implicarán venta al por mayor, venta a los minoristas en línea o fuera de línea. Eventualmente, puedes tener tu propio comercio minorista a través de un sitio web de comercio electrónico y tiendas físicas.

El enfoque en cuatro factores críticos del éxito ayudará a aumentar sus ocasiones del éxito:

  • Trae algo único al mercado: Diseña cuidadosamente tu concepto de negocio. Es esencial que tengas una idea de la persona para la que estás diseñando. Consigue entender como puedes satisfacer las necesidades de tus clientes para poder conectar con ellas y realizar una buena estrategia de comunicación y comercialización.
  • Encuentra un socio o asesor de negocios: Para ayudar a realizar el negocio que desea construir, busca a alguien que pueda trabajar a tu lado para ayudarte a administrar tu negocio. Es importante que encuentres a alguien en quien puedas confiar.
  • Utiliza tu red de contactos: Construir un negocio de moda requiere acceso a todo tipo de personas y recursos. Utiliza tu red de contactos, de compañeros de clase, a amigos o familiares, y organizaciones comerciales para ayudarte. No tengas miedo de pedir consejo o ayuda.
  • Administra tu dinero: Demasiados diseñadores han estado en la situación donde tienen órdenes de llenar, pero dinero insuficiente para comprar las materias primas para producir y entregar esos pedidos. Para estirar el tiempo que son capaces de sobrevivir con dinero limitado, pregunta a los fabricantes por plazos de pago más largos, y los clientes al por mayor para los depósitos con antelación.

 

  Cómo hacer un plan de negocio para tu marca de moda

Un plan de negocios es una herramienta esencial, no sólo para aumentar la inversión, sino también para aclarar tus metas y objetivos, y comunicarlos a tu equipo más amplio de empleados, socios comerciales y clientes. Hay cinco componentes esenciales de cómo hacer un plan de negocio para tu marca de moda:

Resumen ejecutivo: El resumen ejecutivo está al principio de tu plan de negocios, pero debe ser lo último que escribes. Esta parte de cómo hacer un plan de negocio encapsula todos los puntos clave, ideas y objetivos de tu negocio en un breve y conciso discurso.

Visión y objetivos: Esta sección ayudará a los inversionistas y a cualquier persona que lea tu plan de negocios, entienda qué necesidad particular del mercado vas a satisfacer y qué ofrecerás que es único y diferenciado.

Mercado y paisaje competitivo: Esta sección describe el mercado en el que planeas operar. ¿Qué tamaño tiene el mercado? ¿Qué tan rápido está creciendo y qué evidencia tiene que esta parte del mercado es una oportunidad viable? También es necesario identificar quiénes son los competidores en el mercado, si están creciendo y cuál es su posición en el mercado. ¿Qué vas a hacer que es diferente?

Plan de implementación: Esta es probablemente la sección más detallada de tu plan de negocios, identificando las acciones específicas que tu empresa tomará para ir después de la oportunidad de mercado que ha identificado. Idealmente, debería abarcar tres años de actividad, sobre una base estacional, y debe incluir todo, desde cómo se comunica como un negocio y el personal que va a contratar, hasta el espacio que necesitará y la experiencia externa que necesitará, en términos de Marketing, comunicaciones o relaciones públicas.

Finanzas: Tu plan financiero muestra cómo crecerá tu negocio en términos de ganancias e ingresos y qué financiamiento necesitará para lograrlo. Una declaración de ingresos utiliza proyecciones de cómo su negocio crecerá en la línea superior, a través de ventas y otros ingresos, y también proyectará los costos de la entrega de ese crecimiento. La declaración de flujos de efectivo muestra los picos y valles de su situación de efectivo sobre una base mensual e identifica qué financiación necesitará para financiar el crecimiento.

10 consejos para crear y administrar tu presupuesto mensual

Para la mayoría de la gente, tener un presupuesto mensual es una realidad de la vida. Sin embargo, ajustarse a él puede ser difícil; pero como como cualquier otra habilidad, se hace más fácil con la práctica regular y constante. Recuerda que el desarrollo de un presupuesto es importante, no importa la cantidad de dinero que ganes o cuánto dinero debas.
Aquí hay 10 consejos para crear y mantener un presupuesto mensual, y 2 consejos más para los que son muy organizados.

1. Establece metas.

Las metas financieras pueden ser cualquier cosa – salir de la deuda, comprar una casa, construir un fondo de emergencia – pero es más probable llegar a ellas si las defines. Todo el mundo quiere mejorar su situación financiera, pero no lo lograrás al menos que sepas exactamente lo que es “mejor” para ti personalmente.

2. Conoce tus ingresos.

Asegúrate que sabes cuánto  dinero entra tu hogar por semana, mes y año. Suena fácil, pero resultar complicado para los trabajadores temporales o autónomos. Si es tu caso, subestima tus ingresos en un pequeño porcentaje para dar un margen de seguridad. Suma el sueldo, trabajo a tiempo parcial y los rendimientos derivados de las inversiones y regalos. Saber lo que ganas es el primer paso para el establecimiento de metas y saber lo que puedes gastar.

3. Divide los gastos en categorías.

Haz un desglose de tu presupuesto en 3 categorías en función de tu ingreso mensual proyectado:

  • Gastos obligatorios – son los mismos cada mes e incluyen alquiler, hipoteca, pagos de préstamos , primas de seguros y los pagos del coche. Ahorra en tus gastos con los descuentos de MasCupon.
  • Gastos flexible – están basados en cómo eliges usar tu dinero y son distintos cada mes – incluyen las facturas de comida, electricidad, gas y ropa. Compra ropa con grandes descuentos.
  • Gastos opcionales – los gastos opcionales… – incluyen vacaciones, ropa innecesaria, restaurantes etc.

No hace falta decir (aunque lo voy a hacer igual) que si estás gastando más dinero de lo que ganas, es necesario eliminar elementos de la categoría opcional.

4. Establece una categoría para los ahorros.

Al crear y ejecutar tu presupuesto, asegúrate de incluir una categoría para los ahorros – por pequeño que sea – y protégelo. Después de todo, a menudo son los grandes gastos inesperados los que pueden hundir un presupuesto (ver el próximo consejo). Trata el ahorro como una obligación, y si tienes depósito directo, haz que una cantidad fija sea canalizada cada mes directamente a tu cuenta de ahorros.

5. Crea un fondo de emergencia.

Trata de que sea suficiente para mantener a tu familia durante seis meses en el caso de una catástrofe financiera. Incluso si no alcanzas esta meta, te alegraras de haber ahorrado un dinero cuando tengas una avería inesperada del coche o se tenga que remplazar el frigorífico. Recuerda que cualquier fondo de emergencia es mejor que nada.

6. Date una asignación.

De la misma manera que les das a tus hijos una asignación con la condición de que una vez que se ha gastado, se ha gastado, tú y tu pareja debéis hacer lo mismo. ¿Disfrutaste los últimos euros en el almuerzo del miércoles con amigos? Bueno, bocadillos de casa hasta la próxima semana.

7. Planea las comidas y compra de antemano.

La comida para llevar y los restaurantes son un gasto enorme. Evita quedarte sin comida en casa mediante la planificación de cada comida y compras semanales. Acuérdate de llevar una lista de compras cuando hagas la compra semanal  (“Dia 3 – Utiliza siempre una lista de compras y cumple con ella“).

8. Elimina o reduce los vicios.

Si eres fumador, ve esta página y calcula cuánto puedes ahorrar en un año o semana si dejas de fumar. La mayoría de personas podrían ahorrar por lo menos un par de miles de euros al año si dejasen el hábito. Siguiendo con el tema, el alcohol también es caro. Tomar alcohol con el menú todos los días resultara muy caro a largo plazo.

9. Involucra a toda la familia.

Los niños pueden ayudar a crear listas de compras y recortar cupones. Los adolescentes pueden ayudar en las tareas del hogar con el objetivo de “ganar ” su asignación para pagar sus propios gastos. Un presupuesto funciona mejor cuando todos están de acuerdo con él.

10. Date un capricho de vez en cuando.

Finalmente, la vida no debe ser toda frugalidad. Si no te permites un ocasional derroche, el resentimiento puede hacer que un día gastes a lo loco en un momento de debilidad. Para no volverse loco, está bien darse un capricho de vez en cuando.

Y para los muy organizados:

11. Guarda los recibos y revísalos todas las semanas.

Saber lo que gastas es la otra cara de saber lo que ganas. Reúne los recibos de tu bolsillo o bolso cada noche y guárdalos. A continuación, revisa el gasto semanal. Puede que te sorprenda lo que aprendes acerca de tus hábitos de gasto.

12. Haz una hoja de cálculo para tus compras habituales.

En esta hoja de cálculo, haz una lista de los artículos que compras con más frecuencia, junto con el precio más barato que has encontrado. Investiga donde puede obtener estos artículos al mejor precio Día 1 Donde encontrar cupones.

Para esas emergencias que surgen de vez en cuando, hay las empresas como Wonga o Vivus que pueden prestarte una pequeña cantidad por un periodo corto.

Bueno, eso es todo por hoy. Que disfrutéis de un buen fin de semana.

Cómo organizar tu carrera universitaria para no perderte nada

Vivir la universidad como estudiante es una experiencia única que debes aprovechar al máximo. Mi etapa como universitario fue increíble, no obstante, siempre he pensado que pude haberle sacado todavía mayor rédito. Por ello te animo a organizar tu carrera universitaria y a conocer todo aquello que puedes hacer si te planificas bien.

La vida en la facultad te proporcionará un nuevo margen de maniobra al que no habrás estado acostumbrado si hasta el momento estabas estudiando. Podrás disfrutar de la improvisación del momento, con nuevas amistades, nuevas experiencias y nuevas formas de sentir la vida. Sin embargo, y como se suele decir, la mejor improvisación es la que está preparada, así que toma nota de los puntos que considero más importantes después de mi experiencia.

Viaja y aprende idiomas

El tiempo es lo más valioso que tenemos porque lo tenemos limitado. Podemos producir más dinero, pero nunca podremos producir más tiempo. Así que piensa, ¿en qué momento de tu vida tendrás las vacaciones de verano que vas a tener durante tu etapa de estudiante?

Plantéate esta pregunta y piensa en todo el tiempo que puedes aprovechar. Organizar tu carrera universitaria teniendo en cuenta este objetivo te hará salir de la universidad mucho más preparado en comparación con tus compañeros de clase. ¿Has pensado en trabajar durante el verano en Inglaterra para mejorar tu inglés? Yo viví esta experiencia durante dos veranos y puedo asegurarte que nunca antes aprendí tanto inglés como durante esos meses de trabajo.

Otra de las opciones es realizar un intensivo a través de las becas que ofrece el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Afortunadamente también pude disfrutar de estas ayudas para estudiar inglés en Bristol durante tres semanas. Aunque ahora las condiciones han cambiado, no deja de ser otra alternativa de cara a aprender idiomas si tu bolsillo no te permite pagarte una inmersión lingüística o unos cursos intensivos en otro país.

Pero sin duda alguna, la mejor manera de aprender un idioma durante tu etapa universitaria es marcándote un Erasmus. Gracias al Erasmus en Lisboa que realicé pude aprender portugués, además de sentar unas mínimas bases en mi paupérrimo inglés de aquella época. Asegúrate de mantener un buen expediente académico y prepararte un mínimo nivel del idioma que vayas a usar para poder optar a la plaza…y también a la beca.

Por último, y una de las alternativas que a mi me quedó pendiente, fue el Erasmus Prácticas. Considera la posibilidad de dejarte algunos créditos sin realizar en un hipotético quinto curso. Mi empeño en sacarme curso por año me impidió aprovechar algunas de las ventajas que existen por el simple hecho de estar matriculado en una universidad.

Aprovecha los cursos, seminarios, talleres y actividades

Organizar tu carrera universitaria antes de estar ya sumergido en ella te ayudará a no repetir mi experiencia en este caso. No aprovecharme lo suficiente de estos cursos y demás actividades fue probablemente una de mis mayores torpezas.

Los cursos pueden darle un empujón a tu formación, a parte de ayudarte a conocer más gente con la que poder labrar buenas amistades y nutrirte también de sus conocimientos. Además, como te he explicado, gracias a estar matriculado en la universidad es muy probable que se reduzcan los precios considerablemente.

Aparte de darte algunos conocimientos extra, estos cursos quedarán magnificamente en tu curriculum vitae, dando a entender que aprovechaste al máximo tu etapa universitaria. Los cursos online son otra alternativa en caso de no poder cuadrar horarios.

Existen también varias becas que podrás aprovechar durante el verano o incluso durante el curso académico. Localiza los organismos públicos oficiales con más importancia y chequea sus programas formativos. En mi caso, el Centro de Investigaciones Sociológicas o el CSIC ofertaban algunos programas muy interesantes.

También es posible que la Universidad en la que estudies lance alguna beca de colaboración con el departamento del que forme parte tu carrera. ¡Rastrea siempre en busca de estas oportunidades!

Aprovecha para independizarte

Muchos de los que empezamos una carrera universitaria nos vemos obligados a movernos de nuestra ciudad de origen. En ocasiones, si la distancia desde tu ciudad hasta la universidad supera un límite de kilómetros y tu nivel de renta está dentro de unos determinados parámetros, el Ministerio de Educación puede becarte con dinero suficiente para alquilar una habitación cerca de tu centro de estudios. De este modo se corrigen los desequilibrios económicos de la sociedad.

Es una gran oportunidad para descubrirte a ti mismo fuera de la comodidad del hogar paterno. Tendrás que aprender a hacer las cosas tú sólo y esto te hará madurar y crecer más rápido.

Es importante que elijas un piso en el que te veas bien para vivir varios años de tu vida. Tenlo todo en cuenta, desde ruidos o compañeros de piso hasta el mobiliario. Tener un buen somier y un buen colchón que te acompañe todos esos años es un requisito indispensable. Yo pasé un año terrible para dormir por no atajar el problema desde el inicio.

Consejos extra para organizar tu carrera universitaria

  1. Únete a algún club deportivo: Si tienes clases por la tarde y por la mañana, es probable que participar en un equipo deportivo te permita rellenar algún hueco. De paso desconectas, te pones en forma y conoces gente de otras carreras. ¿Qué más se puede pedir?
  2. Aprovecha al máximo la biblioteca de la universidad y lee libros relacionados con tus estudios: Cuando lo hagas, verás como todo encaja mejor y no será necesario pasarse tantas horas estudiando para los exámenes.
  3. Busca voluntariados: Existen multitud de cursos de voluntariado, grupos de investigación, etc., que te ayudarán a crecer como persona y a mejorar tus habilidades sociales. ¡Aprovéchalos!
  4. Organizar tu carrera universitaria implica una planificación a largo plazo: Prepara una hoja de ruta hasta la obtención del título. Piensa en todo lo que te gustaría hacer y en qué debes conseguir primero para poder realizarlo. Recuerda que hay trenes que sólo pasan una vez en la vida.